Sacramento de la Penitencia o Reconciliación

Miseria del hombre y Misericordia de Dios.

Miseria del hombre.

Hecho hijo adoptivo de Dios el Cristiano, en el Bautismo, y miembro de la Iglesia de Cristo; Sellada su frente con el crisma de la salud y confortado por el Espíritu Santo para testimoniar su fe y acendrar su servicio a Dios y a la Iglesia y a sus hermanos, mediante la Confirmación; finalmente, la Iglesia lo alimenta y deifica, si quiere diariamente, con el Pan  Celeste de la Eucaristía. Así y todo, el pobre mortal no puede cantar victoria. Las acometidas del demonio y del mundo y las paciones de la carne, pone al hombre, a cada momento, en peligro de pecar. Los maravillosos inventos y progresos humanos lejos de levantar el espíritu lo ensoberbecen, y endiosan su libertad. ¿Qué hacer? Read more

Sacrosanctum Concilium

Así se denomina la Constitución sobre Liturgia del Concilio Vaticano II. Se aprobó en la sesión del 4 de diciembre de 1963, y debe su nombre a las dos palabras que encabezan su redacción en lengua latina.

Con esta Constitución, el Concilio Vaticano II pretende reformar la liturgia, bebiendo de las fuentes de la Tradición y adaptándola al mundo moderno.