El Ministerio del Lector



Para que los fieles lleguen a adquirir una estima viva de la Sagrada Escritura por la audición de las Lecturas Divinas, es necesario que los Lectores que desempeñen este ministerio, aunque no hayan sido oficialmente instituidos en él, sean de veras aptos y estén cuidadosamente preparados.

Esta preparación debe ser, en primer lugar, espiritual, pero también es necesaria la preparación técnica. La preparación espiritual supone, por lo menos, una doble instrucción: bíblica y litúrgica. La instrucción bíblica debe encaminarse a que los lectores puedan comprender las lecturas en su contexto propio y entender a la luz de la fe el núcleo central del mensaje revelado. La instrucción litúrgica debe facilitar a los lectores una cierta percepción del sentido de la estructura de la liturgia de la Palabra y la relación entre la liturgia de la Palabra y la liturgia Eucarística. La preparación técnica debe capacitar a los lectores para que cada día sean más aptos en el arte de leer ante el pueblo, ya sea de viva voz o con lo ayuda de los instrumentos modernos para amplificar la vos. (Notas Preliminares del Leccionario, Nº 55)

Las Escrituras

Como lector, es importante tener una comprensión básica de las Escrituras: que es, de dónde viene, y cómo entender su significado. Un lector debe tener un conocimiento fundamental acerca de que es la Biblia y de cómo leerla e interpretarla adecuadamente y con un grado suficiente de comprensión.

La dinámica de escuchar las Escrituras que son leída en voz alta en la iglesia – proclamadas – en el contexto de la Misa es el camino a través del cual Cristo se hace presente. Por lo tanto, el modo en que se proclame las Escrituras tiene una vital importancia para la calidad de la experiencia de la comunidad.

Como lector

El ministerio consiste en proclamar la Palabra de Dios, o más bien permitir a Dios hablar a la Asamblea Eucarística a través de uno. Cuando se proclama, la Palabra de Dios cobra vida, y es la misión de dejar que cobre vida en uno para que pueda hacerlo en la comunidad entera. Hay una conexión orgánica entre la liturgia de la Palabra y la liturgia de la Eucaristía.

En la liturgia de la Palabra

Cristo resucitado viene a nosotros en las palabras proclamadas de las sagradas Escrituras.

En la Liturgia Eucaristía

Lo hace en el Pan y el Vino Consagrado. En ambos casos podemos hablar de la Presencia Real. Cristo está Realmente Presente cuando se proclaman las Escrituras y está Realmente Presente en el Pan y el Vino Consagrado. En el primer caso, lo recibimos en Palabras. En el segundo, participamos de él en la comunidad Ritual denominada Eucaristía.

En ambos, Cristo Resucitado está igualmente


Presente, en Verdad  Vivo y Activo.


El Ambón, o sitio desde donde se anuncia la Palabra

de Dios

La dignidad de la Palabra de Dios exige que en la iglesia haya un sitio conveniente para su anuncio, hacia el que, durante la liturgia de la palabra, se vuelve espontáneamente la atención de los fieles.

Conviene que en general este sitio sea un Ambón estable, no un atril portátil. El Ambón, según la estructura de cada Iglesia, debe ser de tal naturaleza, que permita al pueblo ver y oír bien a los oficiantes.,

Desde el Ambón se Proclaman las Lecturas, el Salmo responsorial y el Pregón Pascual; pueden también tenerse desde él la homilía y la Oración Universal u Oración de los fieles. No es conveniente que ocupen el Ambón el comentarista, el cantor o el director del coro (IGMR Nº 272)

Recomendaciones a los lectores para una digna proclamación de la

Palabra de Dios

Primera y segunda lecturas

1- Para proclamar un texto bíblico en la celebración se debe utilizar el Leccionario. Nunca se utilice una hoja. Esto por la dignidad de la Palabra de Dios en la misma Celebración: “Cristo está presente en su Palabra, pues cuando se lee en la Iglesia la Sagrada Escritura, es Él quien hablar “( SC7)

2-      Por respeto a la Palabra de Dios y a la Asamblea, nunca se llamará a último momento, cualquier persona para leer. El lector debe ser designado con anterioridad y debe preparar el texto que va a proclamar, por lo menos leyéndolo previamente.

3-      Después del Amén de la oración-colecta, el lector avanza pausadamente hacia el Ambón, saluda el Altar con una inclinación (sin hacer la genuflexión ni la señal de la cruz). Antes de llegar al Ambón, puede trazar la señal de la cruz sobre sus labios, diciendo en voz baja: “Señor, abre mis labios para que pueda proclamar dignamente tu Palabra” o bien: “Señor, utiliza mi boca, para que Tú mismo puedas hablar”.(lo realiza en su lugar de lector la oración de intercesión ,cuando uno está proclamando, el otro lector intercede por el compañero para su mejor proclamación pero todo esto lo hace en su interior)

4-      No se debe iniciar la proclamación diciendo: Primera lectura, sino Lectura de…, sin dar la referencia bíblica de capítulo y versículo, no tampoco leer el versículo en cursivas que encabeza cada texto.

5-      El lector estará atento a la diagramación y a los párrafos ( pausa más larga; entre los párrafos)

6-      Es importante, para la proclamación, saber distinguir :

–          Un relato histórico: tono sencillo, como el de un testigo que cuenta simplemente los hechos que relata. En estos textos se encuentran frecuentemente diálogos: cambiar el tono según personajes, hacer una pausa liviana antes del cambio de tono.

–          Una exhortación moral: tono más cariñoso, fraternal, como quien aconseja. O a veces con firmeza, por ejemplo, cuando Pablo reta a sus destinatarios.

–          Una enseñanza doctrinal: tono más bien magistral, pero sobrio, afirmativo.

–          Un texto profético: tono solemne, sostenido, entusiasta, con un cierto calor en la voz, sin ser teatral.

–          Un poema (con estrofas o dísticos): tono más elevado. Lectura con cierta intensidad (no fuerza o potencia). Atención a los puntos de exclamación. Construir la lectura alrededor de una frase y no de una palabra. Los adjetivos no bastan para calificar la manera de proclamar un texto bíblico según su género literario: es necesario ejercitarse en sesiones de formación para captar el estilo y el tono propio a cada género.

7-       Al final, se dice: “Palabra de Dios”, sin levantar el libro el Leccionario (El Leccionario es Escritura, y no Palabra).

Salmo Responsorial

1-      El Salmista debe ser una persona distinta de la del lector de la primera lectura, porque el salmo es de un género literario diferente de los otros textos del Antiguo Testamento (o Hechos y Apocalipsis en tiempo Pascual). Además favorece una mayor participación de la asamblea al confiar este ministerio a otra persona.(sugerimos que sea del equipo coral)

2-      El Salmo es parte integrante de la Palabra de Dios y es palabra de Dios. Si no se canta, se recita. Sustituirlo por un canto cualquiera o que no responde a la lectura, es empobrecer la respuesta a la palabra de Dios. Razones bíblicas y litúrgicas aconsejan mantener el salmo señalando en el Leccionario.

El Salmo no necesita ninguna monición para explicar o introducirlo de parte de un guía o monitor.

3-      Al iniciar, no se debe decir: Salmo responsorial. Repitamos todos!. Después de una pausa, al finalizar la primera lectura, el salmista inicia directamente el estribillo, cantando o rezado, que la asamblea repite. Tampoco hay que decir: Todos!, para invitar a la respuesta(el gesto que debe hacer después de cada estrofa es de mirar a la asamblea y el monitor repite la Antífona con la Asamblea)..

4-      El Salmo requiere un tono de voz adecuado al tema del mismo: contemplación, meditación, acción de gracias, súplica, invitación a la alabanza…

5-      Es de máxima importancia que el Salmo sea rezado por otra voz que la del lector de la primera lectura y con otro tono de voz. El Salmo no es una proclamación, sino una respuesta a la Palabra de Dios.

6-      Es habitualmente una oración, una súplica, una petición de perdón, una acción de gracias…conviene que sea rezado desde otro lugar que el Ambón, frente a la Cruz. Si es una invitación a la alabanza, conviene que sea desde el Ambón frente a la asamblea. Así la Liturgia de la Palabra se vive como un auténtico diálogo de la Alianza entre Dios y su pueblo.

7-      En asambleas pequeñas, no conviene que se repita el estribillo entre cada estrofa, sino sólo al principio y al final, a fin de facilitar la meditación personal del Salmo. La finalidad del Salmo es que la asamblea interiorice la Palabra de Dios proclamada.

Evangelio

1-      El Diácono pide siempre la bendición al Obispo o al Presbítero que preside. También en la Concelebración, el Presbítero pide siempre la bendición al Obispo. (Cer. Episc. 74y 140). Significa que la Palabra del Evangelio viene de Cristo – Cabeza representado por el Presidente*-Icono de Cristo.

2-      En la Asamblea Dominical en Ausencia del Presbítero (ADAP) un laico inicia diciendo: Escuchen, hermanos, la palabra del Santo Evangelio según San….

3-      El Presbítero o el Diácono inicia la Proclamación del Evangelio diciendo: Evangelio de NSJC según San…, mucho más solmene y significativo que: Lectura del Santo Evangelio, y al mismo tiempo se persigna en la frente, en los labios, y en el pecho sin hacer después la señal de la cruz sobre sí mismo. Se evitará toda redundancia, por ejemplo: Hermanos y hermanas, les anuncio con alegría la Buena Nueva del Evangelio…

4-      Al finalizar, se besa el Libro (no un pequeño folleto), se dice o se canta: ¡Palabra del Señor! (o bien ¡Aclamen la Palabra del Señor!) y se puede elevar el Libro cerrado (no abierto, no la Escritura) mientras la asamblea aclama con la respuesta: ¡Gloria y honor a Ti, señor Jesús! ; y se deposita respetuosamente el Libro sobre el Ambón o eventualmente sobre el Altar.

5-      En una concelebración, el mismo Diácono puede besar el Libro, o llevarlo al Obispo (Cer. Episc. 141)

6-      Hay distintos géneros literarios en el Evangelio: relatos con o sin diálogo, enseñanza, meditación, consejos, o a veces invectivas, o advertencias severas. En este último caso, se marcará una pausa más prolongada antes de decir: ¡Palabra de Señor!

Guía (o monitor o comentador)


1-      Su rol es hacer algunas breves moniciones. Puede hacer una breve introducción (escrita) a las dos primeras lecturas (IGMR 68) pero no antes del salmo, ni del Evangelio. No siempre es necesaria, sobre todo si el texto bíblico es breve. No se trata de resumir el texto. Por ejemplo: San Pablo nos va a decir que…(Dejemos a San Pablo decirnos él mismo lo que quiere decirnos!). Para la Liturgia de la Palabra, puede ayudar una sola monición antes de la primera lectura, que advierte a la Asamblea sobre la importancia del momento y la necesidad de estar atento.

2-      El guía o monitor no debe nunca utilizar el Ambón (IGMR 68) que es el lugar de la Palabra de Dios.

3-      No debe ser el mismo lector del texto bíblico el que introduzca el texto que va a proclamar.

4-      El guía puede cantar el versículo del Aleluya. Es un texto destinado a solemnizar la proclamación del Evangelio. Si no se canta, se omite. Es un texto secundario (IGMR 39)

5-      Un laico (varón o mujer, o a veces niño) llamado a prestar el servicio de la proclamación de la Palabra de Dios, tendrá una vestimenta que condiga con la dignidad de este ministerio.

40 thoughts on “El Ministerio del Lector

  • 16 diciembre 2011 at 7:06
    Permalink

    Ahora lo que Pablo quiere hacer en los versículos 5-10 es mostrar desde el Antiguo Testamento, que esto es así; y que creer en nuestros corazones que Dios levantó a Jesús de los muertos es el cumplimiento de la ley. Tratemos de seguir la línea de pensamiento de Pablo en los versículos 5-10 y ver como él veía a Cristo en las escrituras de Moisés, y como esto se relaciona con creer en nuestros corazones que Dios levantó a Jesús de los muertos. (Recuerden que el versículo 9 es nuestro objetivo, y que simplemente estamos tratando de verlo en su contexto, a fin de que podamos darle su debida interpretación). Los versículos del 5-8 dicen, “de la justicia que es por la ley Moisés escribe así: El hombre que haga estas cosas, vivirá por ellas (Levíticos 18:5). Pero la justicia que es por la fe dice así: No digas en tu corazón: ¿Quién subirá al cielo? (esto es, para traer abajo a Cristo); 7o, ¿quién descenderá al abismo? (esto es, para hacer subir a Cristo de entre los muertos). 8Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos”. Una rápida lectura a este texto daría la impresión de que, contrariamente a todo lo que hemos visto hasta ahora, Pablo ve oposición entre “la justicia que es por la ley” en el versículo 5 y la “justicia que es por la fe” en el versículo 6. La palabra “pero” al comienzo del versículo 6 aparenta confirmar esta impresión. Pero tres cosas hacen que esto sea muy improbable.

  • 20 marzo 2012 at 5:58
    Permalink

    Por favor;
    ¿Pueden resolverme una duda de forma?
    Cuando el lector baja del ambón,después de leer ¿ hay que saludar también al Altar con una inclinación , como cuando sube?
    Muchas gracias.

  • 10 mayo 2012 at 14:14
    Permalink

    pTENGO UNA PREgunta, y es muy importante para mi, es algo que no me deja en paz; segun yo tengo entendido que solamente el sacerdote o el diacono pueden leer el Evangelio, pero si no se selebra la misa porque no estan ninguno de los dos, y solo se ofrece la comunion por medio de algun ministro,pero aun sin enbargo se lee la primera lectura. Mi pregunta es puede un lector leer el evangelio a falta de del sacerdote o el diacono….urgente por favor..gracias.. me urge la respuesta porque yo lei el evangelio por autorizacion de un ministro……pero no se selebro misa..

  • 15 mayo 2012 at 17:28
    Permalink

    El evangelio puede ser anunciado por un laico celebrador de la palabra, enviado por su cura párroco; pero, en tu situación, el compartir la palabra de Dios con la comunidad está bien.

  • 15 mayo 2012 at 17:30
    Permalink

    M.ª Ángeles:

    Sí, con la reverencia que se hace antes de proclamar la lectura, tambíen al término de la proclamación nuevamente se debe hacer la reverencia al altar, en el mismo orden con el que subieron.

  • 24 mayo 2012 at 10:33
    Permalink

    Buen día, serían tan amables de aclararme esta duda:
    En algunas reuniones del grupo parroquial al que pertenezco iniciamos con la lectura del evangelio del día tomado de una agenda diaria bíblica. Es correcto que después de la lectura, quien la proclama bese la hoja de la agenda? Gracias de antemano por la respuesta.

  • 29 mayo 2012 at 9:46
    Permalink

    Hola Ana, en las celebraciones de la palabra y en la santa misa el celebrante o sacerdote besa el Evangeliario, o en su defecto la Sagrada Biblia. En reuniones de grupos parroquiales como mencionas no es necesario besar una agenda bíblica diaria, y lo correcto sería proclamar la lectura desde la Sagrada Biblia, y besarla.

  • 1 junio 2012 at 15:18
    Permalink

    Miguel Ramirez , Muchas gracias por Su respuesta .Eh leido Su COMENTARIO en el momento Que Lo puso ,gracias , me siento mas tranquilo… DIOS LO BENDIGA ….

  • 12 junio 2012 at 14:37
    Permalink

    HOla, gracias, por esta informaciòn que es de gran ayuda, para quienes coordinamos la misa de niños en nuestra parroquia, tengo algunas preguntas, pueden ser niños entre los 10 y los 13 quienes proclamen la palabra de Dios durante la misa, tambien el salmista. pero obviamente quisieramos darles a conocer algunas observaciones necesarias, que opina. les imprimo esta informaciòn y la comparto con ellos, y sus papas? gracias,

  • 19 junio 2012 at 18:33
    Permalink

    Buenas tardes Sandy s:
    Cuando la Misa es celebrada con el Ritual para niños y toda la liturgia es dedicado a ellos y en un horario especial puede ser proclamados por los niños que previamente estén preparados como lector y se Proclame con buena dicción la Palabra de Dios no hay ningún inconveniente.
    Cuando la Misa es Dominical y es en horario central para la comunidad; sugerimos que sea Proclamados por Lectores enviados, por ser Día del Señor.
    Gracias por visitar nuestra página Dios y Nuestra Madre María Santísima bendigan siempre tus proyectos ¡A Jesús por María!.

  • 7 julio 2012 at 16:27
    Permalink

    Hola, que bueno encontrar esta pagina. Les cuento que en mi parroquia se nos hace muy difícil la participación de personas en el grupo de lectores. ¿Alguna sugerencia para animar a la gente? Encontré esta pagina buscando las palabras precisas, y además que llamen la atención, para realizar un cartel invitando a la comunidad a participar de nuestro grupo. Cualquier sugerencia nos sera muy útil. Muchas gracias!

  • 8 julio 2012 at 13:42
    Permalink

    Hola, que bueno encontrar esta pagina. Les cuento que en mi parroquia se nos hace muy difícil la participación Cuando la Misa es celebrada con el Ritual para niños y toda la liturgia es dedicado a ellos y en un horario especial puede ser proclamados por los niños que previamente estén preparados como lector y se Proclame con buena dicción la Palabra de Dios no hay ningún inconveniente.
    Cuando la Misa es Dominical y es en horario central para la comunidad; sugerimos que sea Proclamados por Lectores enviados, por ser Día del Señor.
    Gracias por visitar nuestra página Dios y Nuestra Madre María Santísima bendigan siempre tus proyectos ¡A Jesús por María!. de personas en el grupo de lectores.

  • 23 julio 2012 at 18:56
    Permalink

    Paz y Bien
    Si hay lectores en una parroquia, el sacerdote debe leer todas las lectura?
    La reverencia se le hace al altar o al sacerdote?, porque en nuestra parroquia los lectores estan sentado en el presbiterio a un lado del Ambon y siempre le hacemos la reverencia al Sacerdote.
    Otra cosa, es necesario que el monitor despues de la monicion ambiental mencione los nombres de las personas que van a proclamar, a los que llevaran las ofrendas del pueblo, y el vino y el agua? es esto correcto?

  • 6 septiembre 2012 at 22:00
    Permalink

    2ndo envio
    Paz y Bien!
    Si hay lectores en una parroquia, el sacerdote debe leer todas las lectura?
    La reverencia se le hace al altar o al sacerdote?, porque en nuestra parroquia los lectores estan sentado en el presbiterio a un lado del Ambon y siempre le hacemos la reverencia al Sacerdote.
    Otra cosa, es necesario que el monitor despues de la monicion ambiental mencione los nombres de las personas que van a proclamar, a los que llevaran las ofrendas del pueblo, y el vino y el agua? es esto correcto?

  • 10 octubre 2012 at 2:51
    Permalink

    serían tan amables de aclararme esta duda:
    En las celebraciones del camino neocatecumenal al que pertenezco, cuando se lee la lectura del evangelio del día tomado. que es lo correcto después de la lectura. Quien la proclama debe decir Palabra de Dios o Palabra del Señor. Aclaro que quien la lee no es ni Sacerdote ni Diacono.. Agradeceria cualquier documento que hable exactamente de este tema..Gracias

  • 10 octubre 2012 at 7:17
    Permalink

    La Paz! En la celebracion de palabra del CNC hemos aprendido que cuando el sacerdote no preside la celebracion lo hace el responsable y el al comienzo debe decir: lectura del evangelio segun ….y al final. Debe decir palabra del Señor.

  • 10 octubre 2012 at 12:18
    Permalink

    Yo pensaba que PALABRA DEL SEÑOR solo lo podian decir un sacerdote o diacono consagrado… Gracias

  • 10 octubre 2012 at 12:55
    Permalink

    Asi es, Pero solo en la Sagrada Eucaristia es potestad solo del Sacerdote o el Diacono si no hay Sacerdote, pero en la celebracion de la palabra puede hacerle un laico. porque no se celebra eucaristia. solo que el laico no debe hacer ninguna homilia, solo podemos hacer tanto los que escuchamos como el que ha proclamado la palabra en igualdad una breve reflexion., como celebracion domestica.

  • 10 octubre 2012 at 13:40
    Permalink

    Muchas gracias por la aclaracion y la Paz este contigo.. Richard.. Iglesia San Pedro & Pablo, Bronx N.Y.

  • 21 abril 2014 at 10:05
    Permalink

    La Paz de Cristo!
    Me eh encontrado por casualidad con esta pagina (google.es) al estar buscando referencias con respecto a Lectores (reglamento interno, normas, etc.). Estamos intentando organizar este grupo en nuestra parroquia; la verdad que muchos no lo tomamos con seriedad. Actualmente las autoridades parroquiales (el párroco) me ha confiado su organización y al ser consciente de su complejidad me he lanzado a buscar textos que puedan ayudarme a su organización.
    El Misal Romano es explicito pero desearía añadirlo con algo como un reglamento interno o estatutos (que me ayude a organizar).
    Con lo que he leído aquí me DA LA ESPERANZA que voy conseguir dicha ayuda.
    Gracias anticipadas.
    Pedro BB

  • 5 agosto 2014 at 14:41
    Permalink

    Regreso a esta pagina después de largo tiempo y saludo fraternalmente a los hnos y hnas que han animado este tema de lectores con sus diversos comentarios; en especial Richard, Otilla, Karol y Denise. Sobres estos comentarios; creo que influyen las instrucciones o reglamentos de diferentes parroquias o diócesis y/o comunidades. Ejemplo:
    – La Comunidad Neocatecumenal (que soy miembro) hacen exactamente lo que dijo Richard, si no hay celebrante sacerdote, quienes leen las lecturas dicen: palabra de Dios y el que lee el Evangelio (k siempre lee el o la Responsable de la comunidad) al final dice: Palabra del Señor.
    – La ubicación de los lectores en el altar (en celebraciones no Neocatecumenal) yo he visto que varia de una parroquia a otra (en mi propio país y que seria en otras diócesis o país). Lo que si es igual es la reverencia ante el altar (presencia de Cristo). En mi antigua parroquia en Gabon, los lectores formábamos Ministerio del Lectorado; nos sentábamos al lado del ambón, en el altar y al salir para leer nos arrodillábamos ante el celebrante quien nos bendecía. En mi actual parroquia de Malabo, antes los lectores (sin túnicas) se sentaban con el pueblo donde salían para leer. El párroco del entonces lo cambio; empecemos a sentar en el altar con túnicas y, después, por instrucciones del Obispo hemos bajado del altar y nos sentamos en tres sillas delante del primer banco del publico, vestidos con túnicas.
    – Sobre las dificultades k encuentra Denise solo te puedo decir animo, k la obra del Cristo no puede quedar en ayunas. “El proveerá” los lectores k se sientan llamados para PROCLAMAR SU PALABRA A SU PUEBLO. Porque es lo k hacemos: proclamar (y no leer) la Palabra de Dios a nuestros hermanos.

    Muchísimas gracias por haberme permitido alimentar nuestras almas respectivas con esta charla. K el Señor os bendiga y os mantenga en su gracia.

  • 30 agosto 2014 at 15:35
    Permalink

    Buenas tardes, Gracias a todos los que visitan esta página, pido a Dios y María Santísima que los acompañe a todos en su apostolado, servir a Dios es muy hermoso pero implica a mucha formación ; mas aun en la proclamación de la palabra, estuve leyendo la inquietudes y las respuestas que debatían unos con otros todos están súper interesante.
    Cuando un laico proclama la palabra de Dios sea la primera lectura o la segunda lectura al final se dice Palabra de Dios.
    Cuando un laico dirige, la Celebración de la palabra como celebrante y lee el Santo Evangelio, al inicio dice Escuchen hermanos el Anuncio del Evangelio Según San… y al final dice palabra del Señor porque es el Evangelio que se ha anunciado. Bendiciones a todos Ma. Gloria.

  • 30 octubre 2014 at 12:41
    Permalink

    Tengo una duda que me urge responderla en mi grupo de lectores, los lectores y ministros durante en la eucaristía pueden sentarse en el presbiterio o no y donde lo puedo encontrar en los documentos litúrgicos porque he buscado en la instrucción del misal romano y solo habla de los lectores instituidos y no de los lectores files laicos… gracia por su respuesta espero sea cuanto antes.

  • 26 marzo 2015 at 21:37
    Permalink

    Buenas noches! quiero consultar lo siguiente: cuando un laico lee el Evangelio en un grupo de meditación, en una celebración para jóvenes… debe decir al finalizar: “Palabra de Dios”. Mi duda es ¿qué se debe responder?. Colaboro en diferentes comunidades y una afirma que la respuesta es: “Gloria a ti Sr Jesús” otra afirma que la respuesta es: “Te alabamos Sr.”Gracias

  • 22 abril 2015 at 2:47
    Permalink

    Es erróneo que el salmista deba ser distinto al lector de la primera y que el salmo sea algo enteramente distinto a la primera lectura. El autor del artículo se ha dejado llevar por sus creencias personales o de una mala fuente

    En palabras de Annibale Bugnini, alma de la reforma litúrgica: “el salmo responsorial que sigue a la primera lectura está escogido en función de ella; es parte integrante de ella”

    Por favor, corríjanlo. Gracias

  • 7 septiembre 2015 at 17:39
    Permalink

    como puedo optener una copia de este documento, soy coodinador de lectores en español.

  • 2 octubre 2015 at 11:41
    Permalink

    Como se deve decir al final de leer el evangelio o el salmo fuera de la misa estoy un poco confundida Gracias de Antemano por su ayuda

  • 31 enero 2016 at 17:38
    Permalink

    Hola tengo una duda, soy proclamadora de la palabra y despues de terminar de leer la primera o segunda lectura segun me tocara, besaba el leccionario..yo lo hacia con todo el amor y respeto a la palabra.. es eso correcto o estoy haciendo algo que no devo hacer? Porfavor dejenme saber.

  • 14 marzo 2016 at 10:23
    Permalink

    Gracias infinitas por este espacio,los laicos mujeres pueden estar en el púlpito proclamar las lecturas ,ser ministros de la Eucaristia,distribuir las Formas en los copones para la comunión, por favor citas bilicas.Dios los bendiga.

  • 18 abril 2016 at 13:13
    Permalink

    Yo pertenezco a este digno ministerio de Lectores de la Palabra y es una experiencia maravillosa yo me preparo cada día con mis lecturas para dar un servicio que agrade a Dios y a mis hermanos y que la Palabra de Dios sea entendible y clara

  • 29 abril 2016 at 1:44
    Permalink

    Molestándolos con una duda. En mi Parroquia en León, Guanajuato (México), han cambiado varias veces de coordinador de liturgia. En un principio uno nos decía que al proclamar la Palabra no se debía de voltear a ver al pueblo porque era falta de humildad. Después otro nos dijo que debíamos voltear a ver a la gente en ocasiones, pues es a quienes se dirige y era como falta de educación no ver a quien se habla. Y actualmente se nos dice que solo el Sacerdote puede voltear a ver a la asamblea mientras proclama. Nosotros solo volteamos a ver a la gente para decirles lectura del libro… y enseguida bajamos la cabeza hasta decir Palabra de Dios.
    Me podrían aclarar esta duda por favor?

  • 29 abril 2016 at 1:45
    Permalink

    Molestándolos con una duda. En mi Parroquia en León, Guanajuato (México), han cambiado varias veces de coordinador de liturgia. En un principio uno nos decía que al proclamar la Palabra no se debía de voltear a ver al pueblo porque era falta de humildad. Después otro nos dijo que debíamos voltear a ver a la gente en ocasiones, pues es a quienes se dirige y era como falta de educación no ver a quien se habla. Y actualmente se nos dice que solo el Sacerdote puede voltear a ver a la asamblea mientras proclama. Nosotros solo volteamos a ver a la gente para decirles lectura del libro… y enseguida bajamos la cabeza hasta decir Palabra de Dios.
    Me podrían aclarar esta duda por favor?

  • 11 junio 2016 at 14:23
    Permalink

    Gracias por esta informacion importante.
    Ahora estoy apoyando el MInisterio de Liturgia de mi Parroquia La santa Cruz de la Arquidiocesis de San Salvador, de la Provincia Eclesiastica de El Salvador. C.A.

    Estare viendo su informacion para compartir la formacion con los miembros del MInisterio de Liturgia en el aqu ahora colaboro.

    Muchas gracias, que Dios bendiga su trabajo para dar un digno culto a nuestro Dios Yaveh.

  • 22 septiembre 2016 at 19:33
    Permalink

    Gracias por la información que comparten, me aclaró una gran duda, con respecto a que niños proclamen la Palabra de Dios. Para los que estamos en este hermoso Ministerio de Liturgia nos es de gran ayuda. leamos y compartamos para edificarnos mutuamente. desde Guatemala un fuerte abrazo, bendiciones.

  • 31 octubre 2016 at 14:02
    Permalink

    Buenas tardes quiero agradecer por toda la información que nos brindan para poder comprender la importancia de la proclamación de la palabra de Dios y los Santos Evangelios, tengo una consulta pertenezco al camino neocatecumenal y algunas veces he visto a hermanos en una eucaristía hacer la monición a la lectura y posteriormente proclamar la lectura sea primera o segunda mi inquietud es conocer si esto esta o no correcto, no con ningún afán de murmuración únicamente con un motivo principal “que no se pierda la riqueza de la celebración de la Santa Eucaristía “

  • 31 octubre 2016 at 20:52
    Permalink

    YO SOY UN LECTOR:
    TENGO UNA PREGUNTA URGENTE Y ES LA SIGUIENTE: EN MI PARROQUIA SE DICE, BUENO PORQUE ESTÁ DENTRO DEL PROGRAMA DE LITURGIA; DICEN QUE ES UN SERVICIO PERO LA DUDA QUE TENGO “EN OTRAS PARROQUIA DICEN MINISTERIO O MINISTERIO DEL LECTORADO” CUAL ES LO PRINCIPAL DE ESTA MANERA “SERVICIO O MINISTERIO” FAVOR DE CONTESTAR

    ATT. JUAN

  • 10 diciembre 2016 at 22:06
    Permalink

    Quiero preguntar, quien debe leer la primera lectura, debe ser un hombre o una mujer, porque yo tengo entendido, que la primera lectura debe leerla un hombre por tratarse del viejo testamento y la segunda lectura si la puede leer una mujer porque ya es del nuevo testamento, por lo menos asi me los ensenaron los curas mas viejos hace varios anos. Ahora me dicen que eso se modifico en el concilio vaticano segundo. Por eso quiero que me lo aclaren.
    Gracias aguardo sus comentarios.

  • 30 diciembre 2016 at 9:47
    Permalink

    quiero consultar en el CNC en las liturgia de las horas al proclamar la lectura breve, no se repite de que libro es por ejemplo no se dice del Libro del Profeta Isaías, se proclama directamente y al final no se dice palabra de dios sino que se pasa directamente al responsorio, podría explicarme porque? y en virtud de que normativa

  • 21 enero 2017 at 12:03
    Permalink

    el monitor debe introducir el salmo? o solo hacer monición para las lecturas? y en el caso del Evangelio solo puede invitar a la asamblea a escuchar el santo Evangelio? o pude hacer una monición breve de el?
    Por favor aclaren esto ya que como grupo tenemos esta duda, y los sacerdotes nunca nos han aclarado este tema.
    Muchas gracias.

  • 12 noviembre 2017 at 22:33
    Permalink

    Quisiera saber si es liturgico que la segunda lectura en día domingo, sea leida preferentemente por un hombre.
    Y de ser así cual es el fundamento.
    Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *