Cinco minutos del Espíritu Santo

🔥🕊

Los Cinco Minutos del Espíritu Santo

”Consolador lleno de bondad, dulce huésped del alma.»

Es bueno repetir muchas veces estas palabras, lentamente, para que sean como gotas de paz que calmen nuestras perturbaciones.

Porque estas palabras nos ayudan a dejar de resistirnos al amor del Espíritu Santo, ya que no hay nada que temer.

En lugar de traernos dificultades y preocupaciones, él viene a consolarnos, viene a ayudarnos a enfrentar todo lo que nos da miedo, viene a darnos calma en medio de las tormentas, viene a decirnos que siempre es posible empezar de nuevo.

En lugar de ser alguien que necesite hacernos daño, él sólo puede desear nuestro bien, porque es amor puro, amor sin mezcla de odios o rencores.
El simplemente está lleno de bondad.
Y en lugar de ser una fuerza que viene a perturbar nuestro interior, o que viene a hacernos sentir la amargura de nuestra pequenez, él viene a reposar en nosotros con una inmensa dulzura.

Nos cuesta reconocerlo, porque nosotros le prestamos mucha atención a los sentimientos negativos que dan vueltas en nuestro interior, pero él es el dulce huésped del alma.

Si pudiéramos descubrirlo, sabríamos que no hay nada más dulce que su presencia.

liturgia de pentecostés

Domingo Pascual de Pentecostés. La Pascua de Pentecostés es el cincuenteno. Día (eso significa «Pentecostés» )de la Pascua de Resurrección. Seria más propio llamar a este día «Día interminable», porque el Espíritu Santo baja Hoy del Cielo para inaugurar solemnemente la Iglesia y dirigirla, y volcar siempre sobre el mundo las riquezas inagotables de la Redención.

Este día es solo un solemne preludio de Su Misión en el tiempo, y en curso siempre de eternidad hasta el encuentro definitivo de todos con Dios.

La Liturgia de este Gran Domingo y del decenario que le precede es una sabia lección de teología del Espíritu Santo, tercera persona divina de la Santísima Trinidad, teología que nuestro Credo condensa en dos frases: «Creemos en El Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo, que con El Padre y el Hijo recibe una misma Adoración y gloria, y que habló por los profetas»……….»por obra del Espíritu Santo, Jesucristo se encarnó de María, la Virgen……..».Piénsese en los siete dones y en los innumerables frutos; léase el himno «veni, Creátor Spíritus»,la secuencia «Veni, Sanete Spíritus», y cada texto pentecostal de los libros litúrgicos; óigase a la Liturgia todo el ciclo anual, y se encontrará el estudioso con el mejor y más ceñido tratado teológico de este Divino Espíritu.

Con este domingo y un doble «aleluya» en la despedida de la Misa y del oficio de Vísperas, se cierra el Ciclo Pascual. El Cirio se apaga y se retira al Bautisterio, al terminarse las Completas.

Veinte cosas que quizás no sabías sobre la Iglesia Católica.

El Vaticano

1 – ¿Cómo se financia la Iglesia?

La Iglesia católica no es una entidad centralizada en materia económica. Cada persona jurídica (diócesis, parroquia, instituto de vida consagrada, asociación de fieles, etc.) es titular de su propio patrimonio y lo gestiona autónomamente. Cada cual obtiene sus recursos como puede, de acuerdo con el Derecho canónico y el civil. Lógicamente, todas las entidades de la Iglesia deben contribuir al sostenimiento de la Santa Sede y de las necesidades universales de la Iglesia.

2 – ¿Es compatible ser cura con otro oficio?

La Iglesia prohíbe a los sacerdotes (si no cuentan con el permiso de su obispo) el ejercicio de cargos públicos civiles, el desempeño de actividades políticas y directivas de sindicatos, la administración de bienes y la práctica de la negociación y el comercio. Hay otras actividades teóricamente compatibles con el carácter sacerdotal, aunque en la actual situación de escasez de vocaciones parece más bien raro que un obispo juzgue oportuno distraer fuerzas de la actividad pastoral.

3 – ¿Hay mujeres sacerdotes en la Iglesia?

Leer más

Palabra de Dios en la liturgia

Valor litúrgico de la palabra de Dios, en las distintas celebraciones y en las diversas asambleas de fieles que participan en ellas, se expresan de modo admirable los múltiples tesoros de la Única Palabra de Dios, ya sea en el transcurso del año litúrgico, en el que se recuerda el Misterio de Cristo en su desarrollo, ya en la Celebración de los Sacramentos y Sacramentales de la Iglesia,y en la respuesta de cada fiel a la acción interna del Espíritu Santo.

De éste modo, la misma celebración litúrgica, que se sostiene y se apoya principalmente en la palabra de Dios, se convierte en un acontecimiento nuevo y enriquece a la palabra con una nueva interpretación y eficacia. Por eso,la Iglesia sigue fielmente en la liturgia el mismo sistema que usó Cristo en la lectura e interpretación de las Sagradas Escrituras, puesto que él exhorta a profundizar el conjunto de las Escrituras partiendo del «Hoy» de su acontecimiento personal.

Sacramento de la Confirmación

I Puntos doctrinales

1.La Confirmación es un sacramento. Si, la confirmación es el segundo sacramento de la Iglesia, desde un principio distinto del bautismo.ellos dos con la Eucaristía,constituyen la llamada Iniciación cristiana.Renacido el hombre espiritualmente en el bautismo, se rebustece en la confirmación con un nuevo  don del Espíritu, y en la Eucaristía se nutre, diariamente si lo desea, con el alimento de la vida eterna. Leer más

The Parts of Holy Mass

Holy Mass:

  • The mystery of faith «Our Savior, in the last supper, the night that betrayed him, instituted the eucharistic sacrifice of his body and blood, with which he would perpetuate for centuries, until his return, the sacrifice of the cross and to trust to his wife, the church, the memorial of his death and resurrection: sacrament of piety; bond of charity; paschal banquet, in which Christ is eaten, the soul is filled with grace and we are given a pledge of glory to come «(CLV n.47)

With this solemn and sententious declaration, Vatican II presents to the Christian faithful the mystery of faith, of the Eucharist. He calls it Sacrosanct and says it is: Savior’s Savior, perennial memorial of the Lord, sacrament of sacraments, Easter feast, pledge of salvation.

The sacrifice of the new covenant, the Most Holy Eucharist or Holy Mass is the only bloodless sacrifice of the new covenant.

Its parts are: Leer más

Solemnidad de Pentecostès

 

 

«El Espiritu Santo les Enseñará todo»

imagen pentecostes

Definición de pentecostés

Pentecostés es un término que procede del latín Pentecoste, aunque sus orígenes más remotos nos llevan a un vocablo griego que puede traducirse como “quincuagésimo”. El concepto se utiliza para nombrar la fiesta celebrada por la Iglesia católica el quincuagésimo día que sigue a la Pascua de Resurrección, que se sitúa entre el 10 de mayo y el 13 de junio. Dicha festividad está consagrada a la Venida del Espíritu Santo.

El Adviento, preparación para la Navidad

natividad_virgen_maria03
El Adviento, preparación para la Navidad
Tiempo para prepararse y estar en gracia para vivir correctamente la Navidad
Significado del Adviento

La palabra latina «adventus» significa “venida”. En el lenguaje cristiano se refiere a la venida de Jesucristo. La liturgia de la Iglesia da el nombre de Adviento a las cuatro semanas que preceden a la Navidad, como una oportunidad para prepararnos en la esperanza y en el arrepentimiento para la llegada del Señor.

El color litúrgico de este tiempo es el morado que significa penitencia.

El tiempo de Adviento es un período privilegiado para los cristianos ya que nos invita a recordar el pasado, nos impulsa a vivir el presente y a preparar el futuro.

Esta es su triple finalidad:

– Recordar el pasado: Celebrar y contemplar el nacimiento de Jesús en Belén. El Señor ya vino y nació en Belén. Esta fue su venida en la carne, lleno de humildad y pobreza. Vino como uno de nosotros, hombre entre los hombres. Esta fue su primera venida.

– Vivir el presente: Se trata de vivir en el presente de nuestra vida diaria la «presencia de Jesucristo» en nosotros y, por nosotros, en el mundo. Vivir siempre vigilantes, caminando por los caminos del Señor, en la justicia y en el amor.

– Preparar el futuro: Se trata de prepararnos para la Parusía o segunda venida de Jesucristo en la «majestad de su gloria». Entonces vendrá como Señor y como Juez de todas las naciones, y premiará con el Cielo a los que han creído en Él; vivido como hijos fieles del Padre y hermanos buenos de los demás. Esperamos su venida gloriosa que nos traerá la salvación y la vida eterna sin sufrimientos.

En el Evangelio, varias veces nos habla Jesucristo de la Parusía y nos dice que nadie sabe el día ni la hora en la que sucederá. Por esta razón, la Iglesia nos invita en el Adviento a prepararnos para este momento a través de la revisión y la proyección:

Aprovechando este tiempo para pensar en qué tan buenos hemos sido hasta ahora y lo que vamos a hacer para ser mejores que antes. Es importante saber hacer un alto en la vida para reflexionar acerca de nuestra vida espiritual y nuestra relación con Dios y con el prójimo. Todos los días podemos y debemos ser mejores.

En Adviento debemos hacer un plan para que no sólo seamos buenos en Adviento sino siempre. Analizar qué es lo que más trabajo nos cuesta y hacer propósitos para evitar caer de nuevo en lo mismo.
El tercer domingo de Adviento es llamado “domingo de gaudete”, o de la alegría, por la primera palabra del introito de la Misa: Gaudete, es decir, regocíjense.
Domingos de “gaudete” y “laudete”
Hay dos domingos en el año que se permite usar el color rosa en la vestimenta y estos son el cuarto domingo de Cuaresma (laetare) y el tercer domingo de Adviento (gaudete) porque en medio de la “espera”, se recuerda que ya está próxima la alegría de la Pascua o de la Navidad, respectivamente.
En la corona de Adviento también se suele encender una vela rosada.

Una Iglesia en salida

En la Palabra de Dios aparece permanentemente este dinamismo de «Salida» que Dios quiere provocar en los creyentes. Abraham acépto el llamado a salir hacia una tierra nueva(gn12,1-3). Moisés escuchó el llamado-«Ve, Yo te envío»(Ex3,10), e hizo salir al pueblo hacia la tierra de la promesa (Ex3,17). A Jeremias le dijo: «Adondequiera que yo te envíe irás»(Jr1,7». Hoy, en este «ID» de Jesús, están presentes los escenarios y los desafios siempre nuevos de la misión evangelizadora de la Iglesia,y todos somos llamados a esta nueva «Salida» misionera. Cada Cristiano y cada comunidad discernirá cúal es su camino que el Señor le pide, pero todos somos invitados a aceptar este llamado: salir de la propia comodidad y atreverse a llegar a todas las periferias que necesitan la luz del Evangelio.
La Iglesia en salida es la comunidad de discipulos misioneros que se involucran, que acompañan,que fructifican y festejan.
Salir a los caminos para invitar a los excluidos a sentirse amados por el Padre Dios;luego debemos acompañarlos en todos los procesos de la evangelización, por más duros y prolongados sean.La Evangelización tiene mucho de paciencia. Fiel al Don del Señor, tambien sabe fructificar. La comunidad evangelizadora siempre está atenta a los frutos, por que el Señor las quiere fecunda.Por ultimo la comunidad evangelizadora gososa siempre sabe festejar.Celebra y festeja cada pequeña victoria, cada paso adelante en la evangelización. La Evangelizacion gososa se vuelve belleza en la Liturgia en medio de la exigencia diaria de extender el bien. La Iglesia evangeliza y se evangeliza a sí misma con la belleza de la Liturgia, fuente de donde mana toda gracia.(EGEAP-CapI).

Vivencia:
Hermanos, en Cristo este fragmento del Documento Evangellu Gaudium que te acercamos, es con el propósito de que te dispongas a salir al encuentro de los otros hermanos que necesitan del anuncio gozoso del Evangelio; No pierdas tiempo en cosas pasajeras, Animo, Evangeliza con el mejor Evangelio que es tu vida cristiana.

No tengas pereza para formarte espiritualmente, oración, meditar la Palabra, y en especial procura tener comunión diaria. Bendiciones.

Domingo Pascual de «Pentecostés»

24_may_pentecostes240512

La Pascua de Pentecostés es el cincuenteno dia (eso significa Pentecostés) de la pascua de resurrección.  Seria mas propio llamar a este dia «Dia interminable», porque el Espíritu Santo baja Hoy del Cielo para inaugurar Solemnemente la Iglesia y dirigirla, y volcar siempre sobre el mundo las riquezas inagotables de la Redención. Por eso este dia es solo un solemne preludio de Su Misión en el tiempo, y en curso siempre de eternidad hasta el encuentro definitivo de todos con Dios. Razón tuvo San Atanasio para llamar a este domingo «El Gran Domingo»; y San Crisóstomo «Metrópoli de la solemnidades». Es que la Pascua Pentecostal inicia dinámicamente y eclesiásticamente en el mundo universal la expansión salvadora, ilimitada, del Misterio Pascual. No sin motivo de la antigüedad. “Pascua de las Rosas”. Con ella, en efecto, empezó en el mundo de la gracia una era primaveral de vida sobrenatural, y con ella se incoó, aquí abajo, “el cielo nuevo y la tierra nueva” del reino que hemos de poblar y los redimidos en la eternidad.

San Basilio el Grande añade, entre otros pensamientos:

El Espíritu Santo es fuente de Santidad: Por El los corazones se elevan hacia lo alto, por Su mano son conducidos los débiles, por El los que caminan tras la virtud llegan a la perfección. Él es quien ilumina a los que se han purificado de sus culpas, y al comunicarse a ellos los vuelve “espirituales”.

 La liturgia de este gran domingo y del decenario que le precede es una sabia lección de teología del Espíritu Santo, tercera persona divina de la Santísima Trinidad, teología que nuestro credo condensa en dos frases: “Creemos que el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo, que con el Padre y el Hijo recibe una misma Adoración y gloria, y que hablo por los profetas”… “por obra del Espíritu Santo, Jesucristo se encarno de María, la virgen”… Piénsese en los siete dones y en los innumerables frutos, léase el himno “Veni, Creátor Spiritus”, la Secuencia “Veni, Sanete Spiritus” y cada texto pentecostal de los libros litúrgicos; óigase la liturgia todo el Ciclo anual, y se encontrara el estudioso con el mejor y mas ceñido tratado teológico de Este Divino Espíritu.

Con este Domingo y un doble “ALELUYA” en la despedida de la Misa y del oficio de vísperas, se cierra el Ciclo Pascual. El Cirio se apaga y se retira al Bautisterio, al terminarse las Completas.