EL ROSTRO DE JESUS

El rostro de Jesús

Existe en Roma un documento que dice: Siendo la costumbre de los gobernadores romanos en tiempo de Tiberio César, el advertir al Senado y al pueblo, las cosas que ocurrían en sus provincias, Publio Léntulo, presidente de Judea, escribió la carta que sigue, relativa a Nuestro Señor:

EL ROSTRO DE JESUS, inspirado en la Carta de Publio Léntulo
Retrato de Jesús-Cristo inspirado en la Carta de Lentulus, grabado de 1857

«Ha aparecido en nuestros días, un hombre de gran virtud, llamado Jesucristo, que vive aún entre nosotros y es conocido por los gentiles como verdadero profeta; pero sus propios discípulos lo llaman Hijo de Dios; resucita a los muertos y cura toda clase de enfermedades. Es un hombre de estatura alta y hermosa, y de semblante muy venerable, tal que el que le mira puede amarle y temerle. Los cabellos son de color castaña muy madura, lisos hasta las orejas, más abajo son brillantes, rizados y flotan alrededor de sus espaldas. En medio de la cabeza tiene una partición en sus cabellos, según la moda de Nazareth. Su frente, nariz y boca, son de tal modo formadas, que nada puede tacharse; su barba, un poco poblada, de color parecido a sus cabellos, no muy larga, pero rizada; su aspecto inocente y serio, sus ojos grises, claros y vivos. Cuando reprende inspira miedo; cuando amonesta es cortés y elocuente; agradable en la conversación, al mismo tiempo que grave. Nadie recuerda haberlo visto reír, pero muchos le han visto llorar. En las proporciones, su cuerpo, sus manos y brazos, perfectos. En su hablar, muy templado, modesto y sabio. Por su singular belleza es un hombre superior a los hijos de los hombres».

Manuscrito de la Biblioteca de Madrid (Fuente: Diario del Plata, Montevideo, Uruguay, Marzo de 1921)

CARTA DE LÉNTULO A OCTAVIO

Léntulo a Octavio, salud.

En nuestros tiempos ha aparecido y existe todavía un hombre de gran virtud llamado Jesús Cristo y por las gentes Profeta de la verdad.

Sus discípulos le apellidan Hijo de Dios, el cual resucita a los muertos y sana a los enfermos.

Es de estatura alta, más sin exceso; gallardo; su rostro venerable inspira amor y temor a los que le miran; sus cabellos son de color de avellana madura y lasos, o sea lisos, casi hasta las orejas, pero desde éstas un poco rizados, de color de cera virgen y muy resplandecientes desde los hombros lisos y sueltos partidos en medio de la cabeza, según la costumbre de los nazarenos.

La frente es llana y muy serena, sin la menor arruga en la cara, agraciada por un agradable sonrosado. En su nariz y boca no hay imperfección alguna.

Tiene la barba poblada, mas no larga, partida igualmente en medio, del mismo color que el cabello, sin vello alguno en lo demás del rostro. Su aspecto es sencillo y grave; los ojos garzos, o sean blancos y azules claros. Es terrible en el reprender, suave y amable en el amonestar, alegre con gravedad.

Jamás se le ha visto reir; pero llorar sí.

La conformación de su cuerpo es sumamente perfecta; sus brazos y manos son muy agradables a la vista. En su conversación es grave, y por último, es el más singular y modesto entre los hijos de los hombres.”

Manuscrito de la Biblioteca de los Lazaristas, de Roma
(Fuente: Diario del Plata, Montevideo, Uruguay, Marzo de 1921)

CARTA DE LÉNTULO A OCTAVIO

Publius Lentulus, gobernador de Judea, al César romano:

He sabido ¡oh César! que deseas tener noticias detalladas respecto a ese hombre virtuoso llamado Jesucristo, a quien el pueblo considera como Profeta, y sus discípulos como Hijo de Dios y creador del cielo y de la tierra.

El hecho es que todos los días se oye contar de él cosas maravillosas, sana a los enfermos y resucita a los muertos. Este hombre es de mediana estatura y su fisonomía se halla impregnada a la vez de una dulzura y de una dignidad tales que quien le mira se siente obligado a amarle y a temerle a un mismo tiempo.

Su cabellera hasta la altura de las orejas es del color de la nuez madura, y desde ahí hasta los hombros, de un color claro y brillante, hallándose dividida en dos partes iguales por una raya, al estilo de los nazarenos. La barba, de un mismo color que la cabellera, es rizada y partida; sus ojos, severos, tienen el brillo de un rayo de sol y nadie puede mirarle de frente.

Cuando reprende inspira temor, pero al poco tiempo las lágrimas asoman a sus pupilas; hasta en sus rigores es afable y bondadoso. Dícese que jamás se le ha visto reir, y en cambio llora con frecuencia. Sus manos son bellas como sus brazos. Todos encuentran su conversación agradable y seductora. Pocas veces se le ve en público, y cuando aparece, se presenta con singular modestia. Su aire es muy distinguido y bellas sus facciones; no es extraño, pues su madre es la mujer más hermosa que se ha visto en este país.

Si quieres conocerle ¡oh César!, según ya me lo han dicho una vez, dímelo y te lo enviaré.

Aun cuando no ha seguido estudios, conoce todas las ciencias. Anda descalzo y lleva la cabeza descubierta. Muchos se ríen al verle desde lejos, pero al acercarse a él se sienten poseídos de respeto y admiración. Los hombres dicen no haber visto jamás un hombre semejante, ni haber oído una doctrina como la suya. Muchos creen que es Dios, otros aseguran que es tu enemigo ¡oh César! Dícese que jamás ha hecho daño a nadie, y que, por el contrario, se esfuerza en hacer feliz a todo el mundo.

Palabra de Dios en la liturgia

Valor litúrgico de la palabra de Dios, en las distintas celebraciones y en las diversas asambleas de fieles que participan en ellas, se expresan de modo admirable los múltiples tesoros de la Única Palabra de Dios, ya sea en el transcurso del año litúrgico, en el que se recuerda el Misterio de Cristo en su desarrollo, ya en la Celebración de los Sacramentos y Sacramentales de la Iglesia,y en la respuesta de cada fiel a la acción interna del Espíritu Santo.

De éste modo, la misma celebración litúrgica, que se sostiene y se apoya principalmente en la palabra de Dios, se convierte en un acontecimiento nuevo y enriquece a la palabra con una nueva interpretación y eficacia. Por eso,la Iglesia sigue fielmente en la liturgia el mismo sistema que usó Cristo en la lectura e interpretación de las Sagradas Escrituras, puesto que él exhorta a profundizar el conjunto de las Escrituras partiendo del «Hoy» de su acontecimiento personal.

Sacramento de la Confirmación

I Puntos doctrinales

1.La Confirmación es un sacramento. Si, la confirmación es el segundo sacramento de la Iglesia, desde un principio distinto del bautismo.ellos dos con la Eucaristía,constituyen la llamada Iniciación cristiana.Renacido el hombre espiritualmente en el bautismo, se rebustece en la confirmación con un nuevo  don del Espíritu, y en la Eucaristía se nutre, diariamente si lo desea, con el alimento de la vida eterna. Leer más

The Parts of Holy Mass

Holy Mass:

  • The mystery of faith «Our Savior, in the last supper, the night that betrayed him, instituted the eucharistic sacrifice of his body and blood, with which he would perpetuate for centuries, until his return, the sacrifice of the cross and to trust to his wife, the church, the memorial of his death and resurrection: sacrament of piety; bond of charity; paschal banquet, in which Christ is eaten, the soul is filled with grace and we are given a pledge of glory to come «(CLV n.47)

With this solemn and sententious declaration, Vatican II presents to the Christian faithful the mystery of faith, of the Eucharist. He calls it Sacrosanct and says it is: Savior’s Savior, perennial memorial of the Lord, sacrament of sacraments, Easter feast, pledge of salvation.

The sacrifice of the new covenant, the Most Holy Eucharist or Holy Mass is the only bloodless sacrifice of the new covenant.

Its parts are: Leer más

La Epifanía del Señor – Año Litúrgico 2018

Epifania del Señor

La Iglesia Católica Romana, de acuerdo con el Calendario General Romano, celebra en Sábado, 6 de enero de 2018 lo siguiente:

LA EPIFANIA DEL SEÑOR 2018

Tiempo de Navidad.

PRIMERA LECTURA DE LA MISA

La gloria del Señor amanece sobre ti

Lectura del libro de Isaías 60, 1-6

¡Levántate, brilla, Jerusalén, que llega tu luz;la gloria del Señor amanece sobre ti! Mira: las tinieblas cubren la tierra, y la oscuridad los pueblos, pero sobre ti amanecerá el Señor, su gloria aparecerá sobre ti.

Y caminarán los pueblos a tu luz, los reyes al resplandor de tu aurora. Levanta la vista en torno, mira: todos ésos se han reunido, vienen a ti; tus hijos llegan de lejos, a tus hijas las traen en brazos. Entonces lo verás, radiante de alegría;tu corazón se asombrará, se ensanchará, cuando vuelquen sobre ti los tesoros del mar y te traigan las riquezas de los pueblos.

Te inundará una multitud de camellos, de dromedarios de Madián y de Efá. Vienen todos de Saba, trayendo incienso y oro, y proclamando las alabanzas del Señor. Leer más

Melchor Gaspar y Baltasar

Melchor, Gaspar y Baltasar
Celebración del 6 de Enero.

Estás ante la fiesta más antigua, incluso antes que la misma Navidad.

El inicio de su celebración data del siglo III en el Oriente y en el Occidente se adoptó en el siglo IV.

En este día tiene lugar la celebración de tres hechos memorables en la historia de la salvación: adoración de los Reyes Magos, el Bautismo de Jesús y el primer milagro de Jesucristo en la bodas de Caná, gracias al cual los discípulos creyeron en el Maestro.

Los Occidentales aceptaron la fiesta el año 400. Aunque habla de los Magos, el rey principal es el Niño Jesús. Lo dice el inicio de la Misa:» Ya viene el Señor del universo, en sus manos está la realeza, el poder y el imperio. El verdadero rey al que debemos contemplar es al pequeño Jesús». Leer más

Santísimo Nombre de Jesús

Jesús de Nazareth

Honramos el Nombre de Jesús no porque creamos que existe un poder intrínseco escondido en las letras que lo componen, sino porque el nombre de Jesús nos recuerda todas las bendiciones que recibimos a través de Nuestro Santo Redentor. Para agradecer estas bendiciones reverenciamos el Santo Nombre, así como honramos la Pasión de Cristo honrando Su Cruz (Colvenerius, «De festo SS. Nominis», ix). Descubrimos nuestras cabezas y doblamos nuestras rodillas ante el Santísimo Nombre de Jesús; Él da sentido a todos nuestros afanes, como indicaba el emperador Justiniano en su libro de leyes: «En el Nombre de Nuestro Señor Jesús empezamos todas nuestras deliberaciones». El Nombre de Jesús, invocado con confianza: Leer más

El Papa Francisco señala los principales problemas a los que debe enfrentarse América Latina

Individualizar, coordinar y promover

Por: Álvaro de Juana | Fuente: ACI Prensa / 30 Junio 2017

Papa FranciscoEl Pontífice recibió en audiencia a los miembros de la Organización Italo-Latinoamericana con motivo del 50 aniversario de su fundación y les habló de los principales problemas a los que debe enfrentarse América Latina y algunas posibles soluciones.

Este es un organismo internacional creado en Roma en 1966 y cuyos países miembros son: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, Italia, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Uruguay y Venezuela.

Entre sus objetivos, promover el desarrollo y la coordinación, como también individuar las posibilidades de asistencia recíproca y de acción común en los países miembros.

En su discurso, el Pontífice se refirió a 3 puntos importantes: individualizar, coordinar y promover. Leer más

Corpus Christi

imagen santisimo sacramento

El Sacramento de la Sagrada Eucaristía.

La Eucaristía es el Sacramento que contiene verdaderamente el Cuerpo y Sangre de Jesucristo, juntamente con su Alma y Divinidad, toda la Persona de Cristo vivo y glorioso, bajo las apariencias de pan y vino.

El concilio de Trento define claramente esta verdad, fundamental para la vivencia y adoración de Cristo: » En el Santísimo Sacramento de la Eucaristía se contiene verdadera, real y sustancialmente el Cuerpo y Sangre de nuestro Señor Jesucristo, juntamente con su Alma y Divinidad. En realidad Cristo íntegramente.»

Como católicos, creemos que Jesucristo está personalmente presente en el altar siempre que haya una hostia consagrada en el sagrario. Es el mismo Jesucristo, verdadero Dios y verdadero Hombre, que andaba por los caminos de Galilea y Judea. Creemos que El viene ahora como nuestro huésped personal, cada vez que recibimos la Santa Comunión. Leer más

Solemnidad de Pentecostès

 

 

«El Espiritu Santo les Enseñará todo»

imagen pentecostes

Definición de pentecostés

Pentecostés es un término que procede del latín Pentecoste, aunque sus orígenes más remotos nos llevan a un vocablo griego que puede traducirse como “quincuagésimo”. El concepto se utiliza para nombrar la fiesta celebrada por la Iglesia católica el quincuagésimo día que sigue a la Pascua de Resurrección, que se sitúa entre el 10 de mayo y el 13 de junio. Dicha festividad está consagrada a la Venida del Espíritu Santo.